Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘De la ficción a la realidad’ Category

Juan Claudio Valdeón nació en alguna ciudad de Ecuador, un 4 de junio de 1967. Fue un cantante que desde niño era “un soñador consumado“.  Según algunos historiadores de la música ecuatoriana, atribuyen su nacimiento en Quito, Guayaquil o Cuenca. (Es decir, en las respectivas ciudades de los historiadores). En palabras de sus fans: Era un hombre que sabía amar la vida; vivía al tope.

Fue guitarrista y compositor de sus canciones. Su banda tenía un nombre del que nadie quiere acordarse. El estilo de música no era del apetito de las masas. Era una especie de rock alternativo tirando al punk.

Ensimismado, casi autista, pasaba la mayor parte de su tiempo delirando e improvisando. En una de las pocas entrevistas que se le hizo alguna vez, cuando le preguntaron si había escuchado NIRVANA, exclamó: no me gustan sus platos.

Valdeón compuso la banda sonora de una generación anónima. ¿En realidad existió o fue simplemente una leyenda urbana? Fue un líder espiritual y musical. Siempre estuvo un paso adelante de todos. (Lo cual explica su corta vida de 27 años).

Junto con sus amigos revolucionaron unos años aburridos de rarezas musicales. Valdeón y compañía mataron y enterraron a los grupos de glam metaldance-poppop-corn,y Metal Slug. Creó la banda sonora de una generación  desconocida, llamada Generación de Hombres X (todos esos jóvenes parecían, mínimo, mutantes).

Su familia estaba conformada por una madre y un padre que no le enseñaron a amar la vida. Desde chico demostró que tenía talento. Su tía afirma que desde pequeño cantaba canciones como “Monstruo verde”. Lamentablemente, Valdeòn tenía cierto problema que lo mantenía desanimado todo el día. Tenía cuatro grandes pasiones. La primera de ellas era dibujar la anatomía, especialmente desnuda. Su segunda pasión era el doble riesgo, que consiste en someterse a dos peligros a la vez. Su tercer vicio era pintar en cualquier lugar. Y la última, conquistar mujeres de uno o más metros de altura.

En el colegio vivió una vida algo agitada: defendía a homosexuales y se burlaba de los homofóbicos. En su casa, su actitud era mal vista, y fue expulsado. Al principio no se adaptó a la idea de vivir bajo un puente, hasta que se dio cuenta de que los duendes eran inofensivos.

¿El rock con nombre ecuatoriano?

Tras un conciertazo de proporciones apocalípticas, Valdeón ingresó en una clínica enfermo de laringitis y bronquitis severas. Llegó a una clínica donde no podía permanecer porque tenía mejores cosas que hacer. Varios días después fue hallado muerto en una habitación. La autopsia habló de que la muerte fue producida por “una bala auto-inflingida en la cabeza que lo condujo irremediablemente a la muerte”.

Sus frases típicas:

“Me gusta romper mis instrumentos porque me siento rudo”

“La verdad es que me baño sólo los 29 de febrero”

“Soy el peor en lo mejor que hago y ya no se qué más escribir en esta canción”

“Me odio a mi mismo y me quiero morir”

“Las drogas destruyan tu memoria y tu…. ah, ya me olvidé”

“Voy a encuestar a la gente para ver si quieren que me muera o no”

“Voy a ganar más plata si me suicido”

“Me voy a suicidar por una buena razón como lo es mi problema estomacal”

“Quiero vivir”

“Quiero morir”

“Me arrepiento de todo lo que digo”

“Me arrepiento de haber nacido”

“Me arrepiento de intentar suicidarme”

“Me arrepiento de formar una banda”

“Me arrepiento de ser estudiante”

“Me arrepiento de… ah, ya no sé de qué arrepentirme”

Read Full Post »